EN CUMBRE IBEROAMERICANA SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO, MESA PROPONE VALORAR SABERES ANCESTRALES, CUIDAR LOS BOSQUES Y DISMINUIR LA POBREZA

EN CUMBRE IBEROAMERICANA SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO, MESA PROPONE VALORAR SABERES ANCESTRALES, CUIDAR LOS BOSQUES Y DISMINUIR LA POBREZA

(Comunidad Ciudadana, 09 de diciembre).- El Presidente de Comunidad Ciudadana Carlos Mesa, planteó, durante en su participación en la cumbre virtual “No Plannet B Latino Summit”, generar mecanismos para la implementación efectiva del cuidado medioambiental, a través del reconocimiento y valoración de saberes ancestrales, una lucha real contra la pobreza y la disminución de la deforestación.

El encuentro realizado ayer 8 de diciembre, fue organizado por la Fundación Sachamama y la coalición Ciudades Capitales de las Américas Frente al Cambio Climático. Además del ex presidente boliviano estuvieron la ministra del Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt; el presidente de Uruguay, Luis Lacalle; la alcaldesa de Bogotá, Claudia López y el alcalde de Lima, Jorge Muñoz. Junto a ellos participaron más de un centenar de activistas, investigadores, artistas, dirigentes y representantes de la sociedad civil de varios países de Iberoamérica.

Mesa, quien también destaca entre los “100 latinos más Influyentes y comprometidos con la acción climática”, advirtió en su disertación que la pobreza, la deforestación, y la poca gestión gubernamental en Bolivia está afectando de manera dramática a las comunidades indígenas y a las áreas protegidas, pese a la legislación vigente del país.  

Advirtió que, en Bolivia, la deforestación ocurre de manera dramática, y la ley también puede ser favorable a esta práctica “cuando la vocación de la tierra, la vocación forestal se transforma legalmente y se dice: esto que no se podía tocar ahora sí se puede tocar y es legal y por lo tanto no se considera deforestación, por eso hay que tener mucho cuidado en la lógica de la preservación de la vocación forestal de la tierra”. 

También recordó los graves daños ocasionados por los incendios en la Chiquitania el 2019, debido a las “trampas” en la legislación que autorizan quemas descontroladas en áreas protegidas y áreas boscosas importantes en la región. “El año 2019, Bolivia perdió cinco millones de hectáreas básicamente en el bosque seco chiquitano y el 2020 ha perdido ya más de un millón de hectáreas, este es un elemento central; la legislación a veces nos puede hacer trampas peligrosas, hay que tomarlo en cuenta para la preservación porque Bolivia además es uno de los países del mundo con mayor deforestación per cápita”, sostuvo. 

Manifestó también su preocupación por las comunidades indígenas que están siendo afectadas por la deforestación descontrolada de los bosques, el uso indiscriminado de tecnologías y la explotación agraria ilegal, sin tomar en cuenta “los saberes ancestrales y otras alternativas importantes que pueden generar productividad significativa no solamente para el mundo indígena sino para el conjunto de la sociedad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *