Mesa: Día Mundial de la Salud halla a Bolivia en indefensión ante el Covid19 por un precario sistema de salud dejado por el MAS

(Comunidad Ciudadana, 07 de abril).- El candidato a la presidencia por Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, afirmó este martes que el Día Mundial de la Salud encuentra al país sumido en una crisis sin precedentes por la pandemia del coronavirus y con un sistema de salud colapsado, producto de la ineficiencia, insensibilidad y corrupción que dejó el Movimiento al Socialismo (MAS) tras sus 14 años de gobierno.

“La pandemia más grave de las últimas décadas mostró al mundo cuán frágiles resultan los sistemas políticos y económicos cuando la salud y la vida están en peligro.  Es imperativo reconstruir la sociedad a partir de esa premisa”, publicó Mesa en su cuenta de Twiter al recordar el Día Mundial de la Salud.

La situación del sistema de salud del país es crítica, pues de acuerdo con información oficial, en la gestión 2019, el gasto por persona fue de $us 273, mientras otros países como Uruguay tienen una inversión de 1.420 dólares, Chile 1.320, Argentina y Brasil, superan los 1.000 dólares.

Mesa explicó, ante esa situación, que el gobierno del MAS dilapidó los recursos que Bolivia recibió, en el mayor auge económico que tuvo en su historia gracias a los precios internacionales de nuestras materias primas, pues prefirió construir el palacio de gobierno y el museo para Evo, otros elefantes blancos y canchas de césped sintético, en lugar de construir la infraestructura hospitalaria que realmente necesitaba el país y dotarlos de equipos, materiales y personal.  Recordó que el propio el exministro Luis Arce, ahora candidato presidencial del MAS, se construyó un edificio millonario y de lujo, mientras los hospitales carecían de lo mínimo para funcionar.

“En lugar de alcanzar un verdadero desarrollo para el país y eliminar la pobreza, se dedicó al despilfarro y la corrupción, malgastando los recursos que pudieron haber solucionado los más graves problemas de salud, educación y empleo”, dijo.

El expresidente de la República señaló que la crisis en salud es muy profunda, al punto de que ni siquiera se ha podido enfrentar epidemias recurrentes como el dengue, que en los primeros meses de este 2020 enfermó a 50.000 personas y mató a 12 de ellas.

Está situación pone a Bolivia muy vulnerable ante el coronavirus, que ya cobró 14 vidas, pues los establecimientos hospitalarios no cuentan con las camas necesarias para recibir a los pacientes, menos con las medicinas que se requieren o el equipamiento adecuado, por lo que ante la pandemia las medidas de prevención son prácticamente heroicas.

Para atender a los enfermos de cáncer, que cada año suman 18.000, el país tiene apenas tres aceleradores lineales cuando deberíamos tener uno por cada 1.500 pacientes. La falta de camas y la deficiente infraestructura genera contantes hacinamientos en los hospitales e incomodidad en los trabajadores de salud.  Al respecto, Mesa recordó que durante la gestión de Morales se menospreció a los profesionales bolivianos dando prioridad a médicos cubanos, que generaron un gasto y no aportaron a mejorar la calidad en el servicio.

“Como resultado de ese despilfarro, nuestro sistema de salud es uno de los peores de Sudamérica, solo tiene ocho médicos por cada 10.000 habitantes cuando lo mínimo aceptable es de 23. Un país que tiene el 15% de especialistas médicos cuando debiera tener el 40%; que tiene 11 camas por cada 10.000 habitantes cuando debiera tener 47”, subrayó.

Pese a las debilidades del sistema de salud, Bolivia está haciendo todos los esfuerzos para enfrentar y vencer al Covid 19 manteniendo su tasa de crecimiento por debajo de lo temido.

“Nuestra obligación”, dijo,”es luchar todos para enfrentar con templanza esta epidemia. Debemos contribuir, desde el lugar que nos toca a cada uno como ciudadanos, a actuar con respeto a las normas de excepción vigentes, a ser solidarios con los más desfavorecidos y a entender que la enfermedad le puede tocar a cualquiera de nosotros. Todos somos soldados en esta guerra contra el enemigo invisible. Los primeros, los trabajadores de la salud, quienes deben ser protegidos y equipados adecuadamente para enfrentar al coronavirus. Unidos podremos superar este inmenso desafío histórico”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *