Lo que dejamos

El gobierno del presidente Mesa vivió uno de los momentos más difíciles de la historia republicana del país. Se actuó siempre buscando la paz, el respeto y la tolerancia. Se llegó al gobierno para garantizar la pacificación y se renunció a la presidencia para evitar la confrontación. Se inició el cambio histórico que el pueblo expresó en las urnas en el Referéndum de 2004, las elecciones municipales de 2004, las elecciones presidenciales de 2005 y las elecciones para asambleístas y el Referéndum sobre Autonomías de 2006.Este proceso fue posible gracias a la determinación de llevar adelante una reforma constitucional (promulgada el 20 de febrero de 2004) que abrió las puertas a una democracia participativa traducida en la Asamblea Constituyente, el Referéndum nacional, departamental y municipal, la iniciativa legislativa ciudadana y el fin del monopolio de los partidos políticos que permitió que agrupaciones ciudadanas y de pueblos indígenas tercien en elecciones municipales, prefecturales y nacionales. Esa reforma impulsada por su gobierno es uno de los instrumentos cruciales para entender el proceso de cambio genuino que nos acompañó como idea básica en los casi dos años que Carlos D. Mesa Gisbert tuvo el honor de ocupar la máxima responsabilidad del Estado.

Sigue a Carlos en: