Solución de la Crisis Económica

Un tercer logro fue el manejo responsable de la economía, que implicó un gran sacrificio de austeridad, recorte de gastos, una inversión que tuvo que ser muy moderada y medidas como el impuesto a las transacciones financieras (ITF) y alza moderada de 10% en el precio de hidrocarburos protesta popular), pero que preservó el bolsillo de los más pobres al no tocar el precio de la garrafa de gas licuado.El resultado, acompañado por un ciclo de bonanza económica internacional, fue: reducción del déficit del 8% al 2,3%; el crecimiento del PIB subió de U$ 7.900 millones a U$ 9.300; la muy moderada reducción del desempleo que pasó de 9,1% a 8,4%; el aumento del PIB per cápita de U$ 895 a U$ 1.000; la reducción de la deuda externa en U$ 500 millones; el incremento de las exportaciones que superaron la barrera de los U$ 2.000 millones (en 2005 llegaron a U$ 2.800) después de más de una década con un promedio de entre U$ 1.200 y U$ 1.500 millones y que en los años sucesivos se dispararon aún más.

El gobierno había trabajado duramente en un programa de gobierno coherente presentado al país en febrero de 2004, aplicado con rigor y complementado con una cara de inversión y orientación social muy concreta en mayo de 2005, que quedó trunco por su salida en junio. Temas como el “compro boliviano” o las “ferias a la inversa” son resultados concretos de ese programa. La política de tierras se tradujo en la mayor cantidad de saneamiento desde la promulgación de la Ley INRA en 1996 (57% del total de los títulos otorgados desde entonces hasta fin del 2005), la otorgación de 26 Tierras Comunitarias de Origen (TCOs) y una línea de investigación y denuncia de tierras otorgadas o manejadas irregularmente.

Sigue a Carlos en: